Évora

De camino a Lisboa, a unos 100 kilómetros de la capital lusa, se encuentra una de las ciudades más bonitas de Portugal, Évora, y también una de las más antiguas del país, pues en ella aún pueden apreciarse algunas evidencias de su pasado romano.

Catedral de Évora

La Catedral de Évora.

Con un rico patrimonio artístico, Évora posee un casco histórico muy bien conservado y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Solo en ella puede verse un templo romano, una capilla forrada de huesos humanos y una catedral compartiendo el mismo espacio.

Capela dos Ossos

Entrada a la Capela dos Ossos en Évora.

Visitarla a pie es sencillo y apenas os llevará unas horas, por lo que os recomendamos parar allí si os pilla de paso en el camino a Lisboa en coche.

Qué ver en Évora

  • La catedral de Évora, de estilo románico pero con elementos góticos, muy bien conservada. Su arquitectura se inspiró en las catedrales francesas medievales, sencillas e imponentes.

Pórtico de la catedral de Évora

Esculturas en el pórtico de la catedral de Évora.

 

  • El antiguo Palacio del Arzobispado, que hoy alberga el museo regional de Évora. Si os interesa la arqueología, os gustará este museo, que guarda tesoros como un políptico del siglo XV.
  • El templo de Diana, un templo romano del siglo I cuyas columnas corintias se han conservado en muy buen estado.

Templo de Diana en Évora.

Templo de Diana en Évora.

  • El Palacio das Cinco Quinas, junto al templo de Diana. Lo reconoceréis por sus ventanas de corte árabe.
  • La Praça do Giraldo, el centro neurálgico de la ciudad.

Capela dos Ossos

Detalle de una de las paredes de la Capela dos Ossos.

  • La Iglesia de San Francisco, donde destaca su via crucis de azulejos que conduce a la Capela dos Ossos (Capilla de los Huesos), uno de los lugares más famosos -y macabros- de Évora, cuyas paredes están recubiertas con miles de calaveras y huesos humanos.
  • El Monasterio dos Loios, que actualmente acoge una romántica posada. Aunque no os alojéis allí podéis entrar a tomar un café y disfrutar de las vistas desde el claustro.

Podéis comenzar la visita a Évora subiendo por la Rua 5 de Outubro, que conduce hasta el centro histórico. Pasear por esta calle merece la pena, pues a ambos lados de la misma se extienden casas típicas portuguesas llenas de balcones con flores y pequeños comercios y tiendas artesanales.

Cómo llegar a Évora

Con nuestra excursión de un día a Évora, donde un guía local os acompañará durante todo el día para contaros todos los secretos de esta preciosa villa. Incluye transporte privado de ida y vuelta (con recogida en hotel) y entrada a la Capela dos Ossos, además de una degustación de vinos del Alentejo. ¡No os la podéis perder!

  • En coche: desde Lisboa, debéis coger la A6 en dirección a Espanha-Évora-Santarém, y desviaros en la salida nº 5 hacia Évora. Este itinerario incluye peajes. Desde España, debéis seguir por la A6 una vez pasada la frontera por Badajoz, hasta que veáis la salida nº 6 hacia Évora, donde debéis desviaros. A la altura de Elvas tendréis que recoger el ticket del peaje.

Reloj de la catedral de Évora

Reloj de la catedral de Évora.

Dónde comer en Évora

Botequim da Mouraria

  • Dirección: Rua da Mouraria 16A
  • Precio: medio

Esta pequeña bodega es uno de nuestros lugares favoritos para comer en Évora. Se come en la barra, y hay pocos sitios, por lo que lo mejor es llegar temprano. Tanto la comida como los vinos son de calidad y el matrimonio que lo regenta es muy amable y servicial. Los platos de carne están exquisitos.

Pateo

  • Rua 5 De Outubro
  • Precio: económico

De este restaurante lo que más nos gusta es el patio al aire libre, donde es un gustazo tomarse algo en verano (algunas noches incluso hay música en directo). Los platos están bien preparados y son perfectos para picar algo (tostas, tablas de embutidos…). También sirven copas y hay muy buen ambiente.

Pastelaria Conventual

  • Rua do Cicioso no. 47
  • Precio: económico

Si sois golosos y os apetece probar dulces portugueses hechos de forma totalmente artesanal no os perdáis esta pastelería, llena de cosas ricas. Se puede desayunar o merendar allí, ya que también tienen cafetería.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter