Boca do Inferno

Dirección: R. Mayer Garção, 2750-642, Cascais.
Cómo llegar:
A pie desde Cascais (30 min).

Boca do Inferno es una visita interesante que puedes hacer desde Cascais, la villa costera cercana a Lisboa que constituye uno de los pueblos con más encanto de los alrededores de la capital portuguesa.

La Boca del Infierno que ruge en los días de temporal

Pero, ¿qué es exactamente Boca do Inferno? Tras esta sugerente denominación se esconde un conjunto de formaciones rocosas de caliza, erosionadas por el mar durante siglos, en las que el agua ha formado cavidades por donde se cuela provocando un sonido infernal -de ahí su nombre-.

Y es que en castellano, Boca do Inferno significa, exactamente, lo que estás pensando: “Boca del Infierno”.

Este rincón natural cuenta con un bonito paisaje en el que las olas rompen contra la costa escarpada (apreciable, eso sí, solo en los días en que el mar rompe con fuerza y se produce el fenómeno que le da nombre) y que gustará a los amantes de la fotografía.

La leyenda del hechicero de Cascais

El nombre de Boca del Infierno proviene de un antiguo cuento local, que narra cómo un viejo hechicero que habitaba un castillo sobre las rocas se enamoró de la mujer más hermosa del lugar. Por miedo a perderla, la hizo prisionera en el castillo, pero el soldado que la custodiaba, ansioso por saber qué se ocultaba tras las puertas de aquella celda, decidió abrirla y, al ver a la muchacha, también se enamoró de ella. En este caso, su amor fue correspondido y decidieron fugarse juntos, pero cuando escapaban del castillo a caballo, el hechicero los vio y, mediante un conjuro, consiguió que las rocas bajo sus pies se abrieran engullendo a la pareja con un tremendo estruendo.

Se cuenta que, desde entonces, el lugar fue bautizado como la Boca del Infierno que se había tragado a los enamorados de la leyenda.

Cómo llegar a Boca do Inferno

Aunque en nuestra opinión esta Boda del Infierno de Cascais no llega a estar a la altura de la belleza impactante del cercano Cabo da Roca, sí es una parada agradable donde disfrutar de su mirador y relajarse con el sonido del mar impactando contra las rocas, aunque como te contábamos al principio, es precisamente en los días de peor clima cuando mejor se percibe la belleza de este lugar.

En algunas ocasiones, cuando el tiempo lo permite y podemos contemplar la Boca do Inferno en todo su esplendor, solemos hacer una parada fotográfica aquí en nuestra excursión a Sintra y Cascais desde Lisboa.

Si estás en Cascais, puedes acercarte a Boca do Inferno dando un largo paseo bordeando la costa (una media hora a pie) o alquilando una bicicleta, pues hay una vía específica para circular con ella.

Y si te animas, puedes probar el restaurante Mar do Inferno que se encuentra allí mismo; de precio medio, sirve buen pescado y marisco fresco y comer con estas vistas merece la pena.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter