Mirador de Santa Catalina

Dirección: Rua Santa Catarina, 1200, Lisboa.
Cómo llegar:
• En el elevador da Bica, desde Cais do Sodré. Después hay que bajar por la Rua Marechal Saldanha.

El mirador de Santa Catalina (miradouro de Santa Catarina) es el mirador con más ambiente de Lisboa. Al caer la tarde se llena de grupos de gente joven tocando música, tomando unas cervezas y charlando.

Mirador de Santa Catalina

Mirador de Santa Catalina.

Mucho ambiente (y muy variado)

Este mirador se encuentra entre el Barrio Alto y el de Santa Catarina, cerca del elevador da Bica. Si llegáis desde el elevador, tendréis que bajar un trecho caminando hasta el mirador, pero merece la pena, pues las callejuelas por las que pasaréis son auténticamente lisboetas: en cuesta, con las fachadas desconchadas, pequeñas tabernas y los locales charlando en las puertas de las casas.

La última vez que pasamos por allí tuvimos la suerte de que al ser las fiestas de Lisboa, todo el barrio estaba decorado con banderines que cruzaban de balcón a balcón y sardinas de colores en las ventanas, así que el recorrido hasta el mirador de Santa Catalina se convirtió en uno de los paseos más bonitos que hicimos.

Mirador de Santa Catalina

Vistas desde el mirador de Santa Catalina.

Al llegar veréis que en este mirador se mezclan turistas, estudiantes, lisboetas y, en definitiva, cualquiera que quiera pasarse y formar parte de esta especie de fiesta relajada que tiene lugar en el mirador Santa Catalina en cualquier época del año, acompañada por el sonido de alguna guitarra o unos bongos.

Justo detrás del mirador encontraréis el Museo de la Farmacia (Museu da Farmácia), una mansión de color amarillo donde se exponen instrumentos, pesos, tarros y todo tipo de objetos que recorren la historia de la salud. El museo cuenta con varias reproducciones de farmacias a escala real y además, en él se ubica uno de los restaurantes más de moda en Lisboa, Pharmacia.

Tejados, navíos y Adamastor

Si por algo destaca el mirador de Santa Catalina es por sus buenas vistas del puerto de Lisboa: hacia arriba, la silueta de las grúas recortando el cielo; hacia abajo, los buques atracando en los muelles. Es una perspectiva curiosa y diferente a la de la mayoría de miradores de Lisboa: aquí el paisaje que contemplamos desde la barandilla no incluye fachadas de colores ni iglesias blancas; es más industrial, quizás menos atractivo a la vista, pero igualmente interesante.

Mirador de Santa Catalina

Estatua de Adamastor.

El símbolo del mirador de Santa Catalina es la estatua de Adamastor, un gigante mitológico que protagoniza un episodio en Los lusiadas de Luís de Camões donde se enfrenta en el mar a Vasco da Gama para impedirle llegar hasta el Océano Índico.

El mejor momento para dejarse caer por este mirador es el atardecer, pues contemplar bajar el sol sentados en el césped de su explanada es una experiencia relajante e inolvidable.

Cerca del mirador hay varias terrazas a diferentes niveles y un quiosco donde tomar algo por un precio razonable.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
Abierto 24 horas.
Precio:
Gratuito.