Castillo de San Jorge

Dirección: Rua de Santa Cruz do Castelo, s/n, 1100-129, Lisboa.
Cómo llegar:
• Tranvía: 28, 12 (Miradouro Sta. Luzia).

Con más de ocho siglos de historia, el Castillo de San Jorge (Castelo de São Jorge) sobresale en entre las callejuelas desordenadas de la colina más alta de Lisboa. Si lo visitas en verano, es probable que encuentres algún músico callejero amenizando la empinada subida hasta la entrada del castillo, donde además son frecuentes los festivales de música y teatro en esta época del año.

Castillo de San Jorge de Lisboa

Castillo de San Jorge de Lisboa.
Fotografía: hermenpaca

Antiguamente se lo conoció como Castelo dos Mouros, pues se trataba de una fortificación musulmana reconquistada a mediados del siglo XII por Alfonso Henríquez, primer rey de Portugal, tras un cerco de tres meses y con ayuda de los cruzados (de ahí su nombre, pues muchos de ellos profesaban devoción al mártir San Jorge). Durante el siglo siguiente, al constituirse Lisboa como capital del reino, y hasta mediados del XVI, el Castillo de San Jorge vivió su período de máximo esplendor, pues reconvertido en Palacio Real fue testigo de acontecimientos históricos como la recepción de Vasco de Gama a su regreso de la India. Tras el terremoto de Lisboa de 1755, el castillo quedó en ruinas y no se comenzó a restaurar hasta el siglo XX.

Se accede al castillo pasando bajo el Arco de San Jorge. Una vez dentro, podremos pasear libremente entre sus once torres, el patio de armas, los calabozos o la Puerta de Moniz en la Praça Nova, llamada así en honor a la antigua tradición que cuenta que, durante el asalto de los cruzados al castillo, el caballero Martim Moniz, al ver que los musulmanes cerraban la puerta de entrada, se interpuso en la misma sacrificando su vida para permitir el acceso y posterior victoria a sus compañeros.
Castillo de San Jorge

Cañón en el Castillo de San Jorge.
Fotografía: Morgaine

Como puntos de interés dentro del complejo podemos destacar la Torre de Ulises, donde podremos observar una panorámica de la ciudad en 360º gracias al periscopio de Da Vinci que se encuentra instalado en ella. Por otra parte, sobre las ruinas del antiguo palacio se proyecta Olisipónia, un espectáculo multimedia que realiza un repaso por la historia de Lisboa.

Una forma rápida, cómoda y gratuita de llegar al castillo es a través del elevador situado en la Baixa.

Te recomendamos continuar el recorrido por los exuberantes jardines del castillo, donde puedes pasear entre patos y pavos reales. Por último, no olvides parar a disfrutar del que, en nuestra opinión, es el mayor atractivo del castillo: sus vistas. Desde lo alto de su muralla, y si el día acompaña, obtendrás una de las mejores fotografías de Lisboa. Sólo por llevarte esta impresionante imagen de postal merece la pena pagar la entrada.

Castillo de San Jorge

Panorámica desde el Castillo de San Jorge.
Fotografía: Bernt Rostad

Para terminar la visita, te aconsejamos perderte por el pequeño y laberíntico barrio de Santa Cruz do Castelo, que rodea al Castillo de San Jorge con sus casas llenas de flores y fachadas desconchadas.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • 09:00 a 18:00 (noviembre-febrero)
  • 09:00 a 21:00 (marzo-octubre)
  • Cerrado 1 de enero, 24 y 25 de diciembre y 1 de mayo
Precio:
  • Adultos: 8,5 €
  • Estudiantes <25 años, mayores de 65 años y minusválidos: 5 €
  • Menores de 10 años: entrada gratuita
  • Familias (dos adultos y dos menores de 18 años): 20 €
Lisboa Card: 7,5 €.